::: Prevención 86525068

Published on April 30th, 2014 | by Carmen Cristina Gonzalez

0

Cinco enemigos de la salud femenina que debes conocer

La exploración ginecológica, al menos una vez al año, es fundamental para prevenir cualquier tipo de enfermedades.

1- Pólipos Endometriales

Crecen en el tejido endometrial -que tapiza el útero- y son tumores o protuberancias. Existen póli…pos funcionales (dependientes de las hormonas femeninas -estrógenos y progesterona- y siempre son benignos) y orgánicos (sin dependencia hormonal y que en un 1% de los casos son malignos).
Causas: Se desconocen, pero se sabe que se trata de una enfermedad hormonodependiente. Por lo general, se diagnostica entre los 30 y los 45 años. Los pólipos cambian de tamaño según las oscilaciones hormonales del ciclo.
Síntomas: Los funcionales no suelen presentar ninguno, mientras que los orgánicos con frecuencia producen un sangrado excesivo durante la regla y después de la menopausia.
Tratamiento: Mientras que los pólipos funcionales pueden desaparecer de forma espontánea, los orgánicos hay que quitarlos siempre para que no lleguen a malignizarse. ¿Cómo? En el 80% de los casos mediante una breve histeroscopia ambulatoria y sin necesidad de anestesia.

2- Tabiques Uterinos

Cuando somos un embrión, nuestro útero está dividido en dos mitades por un tabique que debería reabsorberse, pero cuando esto no sucede, tiene lugar esta malformación. Puede ser parcial o completo, cuando tabica el cuello e incluso puede prolongarse a la vagina.
Causas: Se trata de una anomalía congénita, que se produce durante el desarrollo embrionario, por lo tanto se tiene de nacimiento.
Síntomas: Aunque es asintomático, puede ser causa de abortos de repetición, provocar partos prematuros y malposiciones fetales durante el embarazo. Afecta a entre un 4% y un 6% de las mujeres.
Tratamiento: Consiste en la resección del tabique mediante histeroscopia ambulatoria, con electrodos de pequeño calibre. No precisa anestesia. La intervención, por lo general, no dura más de cinco minutos.

3- Miomas

Son tumores benignos que se producen en el músculo del útero.
Causas: Se desconocen, pero tiene dependencia con las hormonas femeninas. Son más frecuentes entre los 35 y los 45 años.
Síntomas: Si el mioma crece hacia fuera del útero no suele presentar síntomas, pero si crece hacia dentro puede producir hemorragias, con reglas más abundantes y largas, y dolores menstruales similares a los del parto.
Tratamiento: Se diagnostica a través de una ecografía vaginal y se trata mediante una histeroscopia ambulatoria, siempre y cuando su tamaño no sobrepase los dos centímetros. Si es mayor, se debe extirpar en quirófano con anestesia local o sedación. Esta intervención dura 20 minutos, aproximadamente, y la paciente puede recibir el alta el mismo día.

4- Cáncer de Endométrio

Es un tumor maligno que crece a expensas del tejido que tapiza el útero por dentro (endometrio). Se detecta cuando éste crece de forma anormal y exagerada.
Causas: Se desconocen, aunque se sabe que tiene una clara dependencia hormonal. Es más frecuente entre las mujeres que empiezan a tener pronto la regla y se suele relacionar con dos factores de riesgo: la obesidad y la hipertensión. Se da más entre los 50 y los 65 años.
Síntomas: Sangrado variable, de pequeño manchado a hemorragia, generalmente en la postmenopausia.
Tratamiento: Es casi siempre quirúrgico. Consiste en la extirpación del útero y los ovarios, y en un muestreo ganglionar pélvico. La intervención se realiza con anestesia general y se puede realizar por laparoscopia -sin abrir el abdomen-, con ingreso de 48 a 72 horas.

5- Cáncer de Cuello Uterino

Afecta al cuello uterino y se trata de un tumor maligno.
Causas: En su aparición tiene un papel muy importante el papilomavirus, por lo que es considerado una enfermedad de transmisión sexual. La edad más frecuente de aparición es entre los 35 y los 55 años.
Síntomas: Suele no presentar ninguno, de ahí la importancia de la citología periódica para su detección.
Tratamiento: Es necesario realizar una biopsia en el cuello del útero para su diagnóstico. Si el tumor está limitado al cuello, el tratamiento es quirúrgico y consiste en la extirpación del útero -no siempre los ovarios-, los ganglios de los vasos pélvicos y las arterias, y el tejido situado a los lados del cuello.

Vía: Texto Original www.tumedico.com.ve

Tags: ,


About the Author

Carmen Cristina Gonzalez

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Amante de la semblanzas y las entrevistas de personalidad, así como de la promoción de una vida saludable. Soy una enamorada empedernida de mi hija quien me ha enseñado que el amor no tiene límites.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

     

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Edicion actual

  • Do you feel better reading in English?

      Translate to:

  • Siguenos en Twitter


  • Aliados

  • Descarga la versión digital

  • Pins recientes

    10 beneficios del br10 razones para comeSalmón ahumado y ens
    Salmón ahumado y ensUn "must have" en coremedio
    corazón vs cerebroCuidar es amar... enNo solo es sabrosa,

Animated Social Media Icons Powered by Acurax Wordpress Development Company