Salud y Bienestar trasplante_de_rinon

Published on March 5th, 2014 | by Carmen Cristina Gonzalez

0

¿Sufres de una gordura misteriosa?

Exceso de cortisol: se le conoce como la hormona del estrés y es secretado en altas cantidades por las glándulas suprarrenales en condiciones de alta
tensión. Esta sustancia tiene la habilidad de aumentar el apetito y en niveles elevados se ha asociado con una mayor acumulación de grasa abdominal.

Desequilibrios de la tiroides: cuando esta glándula no produce suficiente hormona tiroidea, el metabolismo se ralentiza y el peso tiende a aumentar.

El hipotiroidismo suele acompañarse de debilidad, fatiga, hipersensibilidad al frío y estreñimiento.

Retención de líquidos: durante la menstruación, la mujer puede presentar un peso superior al habitual, ya que el organismo tiende a acumular temporalmente más agua. Los individuos con cardiopatías, problemas renales y otros trastornos crónicos también son propensos a retener fluidos; por eso, es recomendable ser evaluado para descartar o controlar estas variables.

Depresión: si bien en algunos se manifiesta con inapetencia, la depresión puede provocar un afán desmesurado por ingerir comidas “reconfortantes”, generalmente ricas en grasas, azúcar o sal. El desánimo para practicar una actividad física contribuye al sobrepeso.

Síndrome de ovario poliquístico: los desajustes hormonales propios de este cuadro suelen afectar el ciclo menstrual, causar acné, hirsutismo y una resistencia a la insulina que favorece un peso más elevado.

Metabolismo lento: con la edad, el organismo se vuelve menos activo al quemar calorías. Los cambios hormonales de la menopausia son un factor que puede incidir eventualmente en la balanza.

Otro puede ser el síndrome metabólico, una condición en la que convergen resistencia a la insulina, hipertensión arterial y colesterol alto.

Ingesta de algunos medicamentos: ciertos fármacos pueden incrementar el apetito, mientras que otros alteran la eficiencia del metabolismo. Pasa con el consumo de ciertos antidepresivos, antipsicóticos, anticonvulsivos, esteroides, fármacos contra la migraña, antihipertensivos, hormonas, antihistamínicos y agentes de quimioterapia, entre otros. Si nota un aumento misterioso de peso tras empezar un tratamiento, no lo suspenda arbitrariamente. Consulte a su médico para ajustar la dosis o cambiar de fármaco.

Vía: Texto Original Todo en Domingo (Venezuela)

Tags: , , , , ,


About the Author

Carmen Cristina Gonzalez

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Amante de la semblanzas y las entrevistas de personalidad, así como de la promoción de una vida saludable. Soy una enamorada empedernida de mi hija quien me ha enseñado que el amor no tiene límites.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

     

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Edicion actual

  • Do you feel better reading in English?

      Translate to:

  • Siguenos en Twitter


  • Aliados

  • Descarga la versión digital

  • Pins recientes

    10 beneficios del br10 razones para comeSalmón ahumado y ens
    Salmón ahumado y ensUn "must have" en coremedio
    corazón vs cerebroCuidar es amar... enNo solo es sabrosa,

Social Media Icons Powered by Acurax Wordpress Development Company