::: Prevención l_movember_1200

Published on November 18th, 2013 | by Carmen Cristina Gonzalez

0

Cáncer testicular: Fertilidad comprometida

Cuando hablamos de las afecciones que vulneran la salud masculina, inmediatamente pensamos en el cáncer prostático. Sin embargo, existe otro tipo de cáncer que afecta a los varones en edad temprana -entre los 15 y los 35 años- comprometiendo seriamente su función reproductiva. Consultamos a los urólogos Ariel Kaufman y René Sotelo para conocer los factores que subyacen en el desarrollo del cáncer testicular y cómo los tratamientos y últimos métodos quirúrgicos restauran el equilibrio en los pacientes afectados.

¿Qué es el cáncer testicular?

“Es una enfermedad en la que las células se hacen malignas en uno o en ambos testículos”, precisa Kaufman. Los testículos, también llamados gónadas, son glándulas sexuales masculinas. Ellos producen y almacenan los espermatozoides y son también la fuente principal de testosterona, hormona que controla el desarrollo de los órganos reproductores y de otras características físicas masculinas.

“El cáncer testicular tiene causas hasta hoy desconocidas y es capaz de invadir estructuras contiguas y a distancia por su diseminación linfática y a través de la sangre, puede provocar la muerte si no se trata a tiempo”, explica René Sotelo.

El cáncer testicular es el cáncer más frecuente en hombres adolescentes y adultos en edades comprendidas entre los 15 y 35 años. “Representa entre el 1 y el 2% de todos los cánceres del hombre, pero el 12% de las muertes por cáncer en hombres de 20 a 35 años se relacionan con él”, apunta Ariel Kaufman.

Dos tipos

El cáncer de testículo puede clasificarse generalmente en dos tipos: seminomatoso y no seminomatoso.

“Los tumores seminomatosos comprenden cerca del 30% de los casos”, afirma Kaufman. “Éstos se desarrollan en el tejido germinal, es decir, donde se producen los espermatozoides”, apunta el doctor Sotelo.

Los tumores no seminomatosos son un grupo de cánceres menos frecuentes que incluyen a los coriocarcinomas, los carcinomas embrionarios, del seno endodérmico, los teratomas y los tumores de saco vitelino. “Un cáncer de testículo puede tener una combinación de ambos tipos”, precisa Kaufman.

“Aún más raros son los tumores que se originan de los otros tejidos no germinales, que sirven de estructura en el testículo como son los del estroma”, afirma René Sotelo.

Factores que lo predisponen

Aun cuando se conocen las causas del cáncer de testículo, los estudios muestran que varios factores aumentan la probabilidad de que un hombre lo padezca:

– Testículo no descendido (criptorquidia): normalmente los testículos descienden al escroto antes del nacimiento. Los hombres que tuvieron un testículo que no bajó al escroto tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer, aun cuando se le haya realizado la cirugía para hacerlo bajar.

– “No se tiene información acerca de si la exposición a ciertos químicos, toxinas o pesticidas pudiera causarlo”, señala Sotelo.

– Predisposición genética: se han descrito cánceres de testículo en varones gemelos, en dos hermanos no gemelos, y en el padre y algunos de sus hijos. “Estos hechos hablan de la existencia de un factor hereditario actuante que todavía no ha podido ser individualizado”, apunta Kaufman.

– Síndrome de Klinefelter: anomalía cromosómica sexual que puede caracterizarse por niveles bajos de hormonas masculinas, esterilidad, aumento del volumen del pecho similar a senos femeninos (ginecomastia) y testículos pequeños.

– Historia de cáncer de testículo: los hombres que han tenido cáncer en un testículo tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer en el otro.

– Desarrollo anormal de los testículos.

– Raza blanca.

Infertilidad: Síntoma y consecuencia

Los hombres con cáncer de testículo con frecuencia tienen problemas de fertilidad aun antes de que se trate el cáncer. “Si un hombre tiene problemas preexistentes de fertilidad o si va a ser sometido a un tratamiento para el cáncer que puede producirla, existe la alternativa de congelar su semen antes del tratamiento para usarlo en el futuro”, afirma Kaufman y agrega “Algunos fármacos de la quimioterapia interfieren con la producción de espermatozoides; y aunque la reducción de los recuentos de espermatozoides es permanente en algunos pacientes, muchos otros recuperan su fertilidad”.

Por otra parte René Sotelo considera que no son tantos los casos de infertilidad como síntoma, comparados con aquellos derivados del tratamiento, e igualmente sucede con la disfunción eréctil, que puede presentarse como un efecto secundario pasajero. “Todo paciente que vaya a recibir quimioterapia en los ganglios linfáticos lumbares debe solicitar orientación por parte de una clínica de fertilidad para congelar su semen antes de comenzar el tratamiento, porque no se puede predecir que después de dejarlo su conteo espermático vuelva a la normalidad o que la cirugía genere eyaculación retrógrada”.

Tratamientos

“Más del 95% de los hombres que sufren de cáncer de testículo pueden curarse, el tratamiento tiene más posibilidades de éxito cuando se detecta al principio; además puede ser menos agresivo y causar menos efectos secundarios”, explica Ariel Kaufman y agrega que la mayoría de los hombres con cáncer de testículo pueden curarse con cirugía, radioterapia o quimioterapia. “Los tumores no seminomatosos tienden a crecer y diseminarse más rápidamente, mientras que los seminomas son más sensibles a la radiación, cuando son mixtos se tratan siguiendo el protocolo del más agresivo”.

“La cirugía de elección es la extracción del testículo y del cordón espermático por una incisión en la región inguinal (orquidectomia radical), durante la cual se puede colocar una prótesis de silicón para rellenar el escroto que queda vacío”, detalla René Sotelo. El tratamiento posterior dependerá del tipo tumor y de los estudios que indicarán si la enfermedad salió del testículo y hasta dónde ha llegado, pudiendo ser necesaria la extracción de los ganglios linfáticos lumbares, donde generalmente hace la primera escala cuando se disemina, la radioterapia si es del tipo seminoma o la quimioterapia ante la presencia de otras masas en diferentes órganos. “Esta quimioterapia es muy efectiva, funde las lesiones y solo en caso que quede algo residual se requiere de otras cirugías; en ocasiones también se acude a la quimioterapia en forma profiláctica, aun sin la presencia evidente de otros tumores”.

Por otra parte, el tratamiento depende de factores como la etapa del cáncer, la edad del paciente y su salud general. “Los hombres reciben el tratamiento con frecuencia de un equipo de especialistas, que pueden ser el urólogo, el oncólogo médico y el radioterapeuta”, afirma Kaufman.

“La quimioterapia puede también ser el tratamiento inicial si el cáncer está en un estadio avanzado, es decir, si se ha diseminado fuera del testículo al tiempo del diagnóstico”, precisa Kaufman y explica que se trata de sesiones con altas dosis de quimioterapia que destruyen las células cancerosas, pero también pueden destruir la médula ósea, la cual crea y almacena las células sanguíneas: “Por ello es necesario hacer un procedimiento adicional donde se extraen las células madre de la médula ósea, antes de que se administre la quimioterapia, se congelan temporalmente y después de la sesión de fármacos se regresan al cuerpo del paciente por medio de una transfusión”, explica Ariel Kaufman.

“La mayoría de los cánceres de testículo los detectan los hombres cuando tocan sus testículos, sienten algo anormal o diferente y deciden consultar al médico”, precisa Kaufman y acota, a manera de conclusión: “Los médicos generalmente examinamos los testículos durante los exámenes físicos de rutina, si un hombre nota cualquier cosa desacostumbrada en sus testículos, deberá consultar porque este cáncer en estadios tempranos tiene un tratamiento menos agresivo, con menos efectos secundarios”.

Señales de alerta

Consulte al médico si experimenta alguno de estos síntomas:

– Un bulto que no duele o inflamación en cualquiera de los testículos.

– Aumento de tamaño en un testículo o cambio en su forma.

– Sensación de pesadez en el escroto.

– Dolor sordo en el abdomen inferior o en la ingle.

– Acumulación repentina de fluido en el escroto.

– Dolor o molestia en un testículo o en el escroto.

Curación total

– El tumor maligno de células germinales, el tipo de cáncer testicular más frecuente, es curable incluso en etapas avanzadas hasta en un 75%.

– Algunos tumores testiculares elevan ciertas sustancias en la sangre y la normalización de estos marcadores son el mejor indicador de remisión.

– Cuando estos marcadores se elevan, son signo de que se está produciendo una recaída.

Vía: texto original www.estampas.com

MOVEMBER AUTOEX

Tags: , ,


About the Author

Carmen Cristina Gonzalez

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Amante de la semblanzas y las entrevistas de personalidad, así como de la promoción de una vida saludable. Soy una enamorada empedernida de mi hija quien me ha enseñado que el amor no tiene límites.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

     

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Edicion actual

  • Do you feel better reading in English?

      Translate to:

  • Siguenos en Twitter


  • Aliados

  • Descarga la versión digital

  • Pins recientes

    10 beneficios del br10 razones para comeSalmón ahumado y ens
    Salmón ahumado y ensUn "must have" en coremedio
    corazón vs cerebroCuidar es amar... enNo solo es sabrosa,

Social Media Icons Powered by Acurax Web Development Company