::: Prevención am_79218_2123969_373455

Published on August 29th, 2013 | by Carmen Cristina Gonzalez

0

La salmonela, una bacteria veraniega

El pollo, junto con el pescado, huevos, lácteos y sus derivados, es uno de los alimentos más sensibles a contraer salmonela, la bacteria causante de la salmonelosis, una de las intoxicaciones alimentarias más frecuentes. Especialmente en verano, cuando las altas temperaturas favorecen su aparición.

La falta de higiene durante la manipulación de los alimentos o el consumo de productos contaminados (que generalmente no tienen ni un olor ni un sabor raro que hagan sospechar de su mal estado), son las principales vías de contagio de esta infección.

Los primeros síntomas que pueden indicar que alguien ha contraido la bacteria son diarrea, fiebre y dolor abdominal, que suelen aparecer entre las 12 y 72 horas posteriores al consumo del producto en mal estado. Muchos de los afectados pueden requerir ingreso hospitalario debido a las fuertes diarreas que ocasiona la salmonela y que provoca que el paciente requiera hidratación intravenosa. Cuando la infección se extiende es necesario recurrir al uso de antibióticos.

Esta patología suele curarse sin dejar secuelas en un plazo aproximado de una semana; aunque en los casos más graves, si no se administra tratamiento a tiempo, la infección puede extenderse fuera del aparato digestivo llegando a causar la muerte.

Existen dos variantes principales de la bacteria, Salmonella enteritidis y Salmonella tyohimurium, por lo que es importante que los análisis confirmen la presencia del patógeno en el paciente para no confundir los síntomas de la salmonelosis con los de otras patologías digestivas.

Tomar ciertas precauciones con la llegada del verano puede ayudar a prevenir esta infección:

  • Conviene extremar la higiene personal y de los utensilios de cocina durante la manipulación de alimentos.
  • Lea detenidamente las instrucciones de conservación de los alimentos y las fechas de caducidad.
  • La carne debe cocinarse bien antes de comerla.
  • Los productos lácteos no deben permanecer más dos horas fuera de la nevera.
  • No consuma huevos que no conserven la cáscara intacta.
  • Extreme las precauciones con las mayonesas y salsas. En las caseras, guárdelas inmediatamente en el frigorífico y aumente la cantidad de limón o vinagre en su preparación. En bares y restaurantes, exija que sean preparadas con ovoproductos pasteurizados en lugar de con huevos frescos.
  • Vigile que los productos lácteos que adquiera en cualquier establecimiento se conserven en las condiciones de frío adecuadas.
  • Todas estas medidas deben cumplirse especialmente en el caso de niños y ancianos, dos grupos de edad especialmente vulnerables a la infección.Por: ElMundo.es

Tags: , ,


About the Author

Carmen Cristina Gonzalez

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Amante de la semblanzas y las entrevistas de personalidad, así como de la promoción de una vida saludable. Soy una enamorada empedernida de mi hija quien me ha enseñado que el amor no tiene límites.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

     

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Edicion actual

  • Do you feel better reading in English?

      Translate to:

  • Siguenos en Twitter


  • Aliados

  • Descarga la versión digital

  • Pins recientes

    10 beneficios del br10 razones para comeSalmón ahumado y ens
    Salmón ahumado y ensUn "must have" en coremedio
    corazón vs cerebroCuidar es amar... enNo solo es sabrosa,

Floating Social Media Icons Powered by Acurax Blog Designing Company