::: Productos celular

Published on July 22nd, 2013 | by Carmen Cristina Gonzalez

0

Teléfonos celulares: ¿Peligrosos para la salud?

Por Osmary Hernández Sosa

El contundente aumento en el uso de dispositivos móviles en el mundo durante los últimos años ha traído consigo una gran preocupación sobre los efectos de la radiofrecuencia que recibe el cerebro proveniente de estos aparatos. Hasta el momento, y a pesar de las numerosas investigaciones, no se sabe con claridad qué tan riesgosa es esta tecnología para el cuerpo humano.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la utilización excesiva de teléfonos celulares aumenta el riesgo de cáncer cerebral, a pesar de que ninguna institución ha podido comprobar científicamente esta hipótesis. Según un estudio practicado por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, organismo adscrito a la OMS, aquellas personas que utilizan sus dispositivos móviles por más de 30 minutos al día, en promedio, podrían tener un riesgo un 40% mayor de desarrollar gliomas, un tipo de tumor cerebral maligno.

Sin embargo, y a pesar de los estudios epidemiológicos analizados por la OMS, se trata de una asociación entre ambos factores más que una evidencia concluyente que pueda asegurar que la exposición prolongada a estos teléfonos produzca cáncer.

Por su parte, una investigación publicada en la página web de The Journal of the American Medical Association (JAMA), determinó que personas saludables expuestas por más de 50 minutos a un celular en uso presentaron un incremento en el metabolismo de la glucosa cerebral en la zona más cercana a la antena. Pero, una vez más, el significado clínico de esta conclusión es desconocido.

Niños y celulares

La preocupación de organismos dedicados a la salud sobre este tema se extiende a los niños, cuyo sistema nervioso, aún en desarrollo, podría hacerlos más vulnerables. No obstante, The Journal of The National Cancer Institute de Estados Unidos publicó recientemente un informe que asegura que los niños que utilizan celulares no están bajo un mayor riesgo de desarrollar cáncer de cerebro respecto a quienes no los usan.

En todo caso, tanto la Organización Mundial de la Salud como otros organismos internacionales del ramo han subrayado la necesidad de continuar con los estudios que lleven a una conclusión determinante sobre los efectos del teléfono móvil en nuestro cuerpo. La tendencia es que en el futuro la exposición a estos aparatos sea aún más elevada por lo que la respuesta a esta interrogante se hace cada vez más imperante. En este sentido, la OMS lleva a cabo investigaciones con la etiqueta “Alta prioridad” en niños usuarios de teléfono móvil para determinar sus efectos, no sólo con respecto al cáncer sino también con problemas cognitivos y trastornos del sueño.

Opinan los expertos

Ante la variedad de resultados que, incluso, pueden llegar a ser contradictorios, muchos especialistas coinciden en que, si bien es necesario que se continúe trabajando en el tema, por ahora no hay razones para alarmarse. Por ejemplo, Xurxo Mariño, neurofisiólogo del departamento de Medicina de la Universidad de A Coruña, en España, considera que es normal que un campo magnético produzca cambios en el tejido cerebral, “ya que es un tejido cargado de varios tipos de iones, que además funciona con multitud de pequeñas descargas eléctricas”. Y además agrega: “En nuestra vida cotidiana, y también en plena naturaleza, hay diversas fuentes de radiación electromagnética que probablemente producen cambios de algún tipo en el metabolismo cerebral. En este sentido, este trabajo constata algo que es muy interesante, pero que no tiene que ser, ni mucho menos, indicador de que existe un problema o un riesgo para la salud”.

Por su parte, la doctora Nora Volkow, líder del proyecto publicado en JAMA, aclara que, pese a que se demostró que las ondas emitidas por los móviles activan al cerebro humano, aún no se tiene ninguna información sobre la presencia o ausencia de efectos carcinogénicos de su uso prolongado. Al respecto, el representante de la institución británica Cancer Research UK, Ed Yong, puntualiza que “la mayoría de los estudios existentes no ha encontrado vínculos entre los teléfonos y el cáncer. Si existiera tal relación, es poco probable que sea significativa”. Yong agrega que la incidencia de cáncer cerebral no ha aumentado en los últimos 20 años, a pesar del boom del celular en las recientes décadas.

Prevención para evitar riesgos

En estos tiempos es casi imposible abandonar el uso de los teléfonos móviles. Éstos se han convertido, sin duda, en un elemento prácticamente indispensable para nuestro día a día. No obstante, ante la falta de certeza sobre los peligros que podrían representar, existe una serie de medidas que para evitar eventuales efectos en nuestra salud.

Algunas recomendaciones a tomar en cuenta serían:

●  Utilizar el celular sólo para lo estrictamente necesario, limitando la cantidad de llamadas.

●  La duración máxima de una llamada debería ser de tres minutos.

●  Esperar un mínimo de 15 minutos para establecer otra conexión telefónica.

●  Elegir modelos de baja radiación (los smartphones o teléfonos inteligentes normalmente tienen una alta radiación).

●  Evitar hacer o atender llamadas cuando la señal es débil o haya interferencia, pues el aparato emite una mayor radiación.

●  Mantener el teléfono lo más alejado posible de la cabeza. Para ello, los equipos “manos libres” y el bluetooth son muy útiles.

●  Preferir la mensajería de texto o la mensajería instantánea. La emisión radioeléctrica es mucho menor.

●  No llevar el celular encendido pegado al cuerpo, es decir, en cinturones o bolsillos. Es preferible que el dispositivo se mantenga alejado, dentro de un bolso o cartera. Tampoco es recomendable tenerlo en la cama mientras duermas.

●  Niños menores de 16 años, mujeres embarazadas y personas que padezcan de enfermedades o desórdenes neurológicos deberían limitar aún más el uso del celular y usarlo sólo para emergencias.

Es importante recordar que las ondas emitidas por celulares son radiofrecuencias de baja potencia. Además, éstas sólo se transmiten cuando el equipo está encendido.

Un riesgo 100% comprobado

Aunque aún no se sabe a ciencia cierta el efecto de los celulares en nuestra salud, sí existe certeza de que su uso incrementa los riesgos de sufrir accidentes de tránsito. Un estudio realizado por científicos del Laboratorio de Investigación sobre el Transporte del Reino Unido asegura que: • Hablar por teléfono al conducir puede provocar más accidentes de tránsito que el consumo de alcohol, pues las reacciones son aún más lentas. • El peligro es prácticamente el mismo si se utilizan teléfonos celulares o aparatos que no se sostienen con la mano, como el “manos libres” o el bluetooth. • Cuando la persona se sumerge en la conversación, ésta prevalece sobre la tarea de conducir.

Fuente: Revista Estética y Salud

Tags: ,


About the Author

Carmen Cristina Gonzalez

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Amante de la semblanzas y las entrevistas de personalidad, así como de la promoción de una vida saludable. Soy una enamorada empedernida de mi hija quien me ha enseñado que el amor no tiene límites.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

     

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Edicion actual

  • Do you feel better reading in English?

      Translate to:

  • Siguenos en Twitter


  • Aliados

  • Descarga la versión digital

  • Pins recientes

    10 beneficios del br10 razones para comeSalmón ahumado y ens
    Salmón ahumado y ensUn "must have" en coremedio
    corazón vs cerebroCuidar es amar... enNo solo es sabrosa,

Floating Social Media Icons Powered by Acurax Blog Designing Company