::: Sabias que... artscience

Published on April 24th, 2013 | by Carmen Cristina Gonzalez

0

El médico del arte

La Fornarina de Rafael Sanzio, uno de los grandes pintores italianos del Renacimiento, tenía cáncer de seno. Un retrato elaborado entre 1518 y 1519 y expuesto en los museos más importantes del mundo durante más de 500 años, jamás había arrojado tan valiosa evidencia, sobre todo porque esta afección para aquel momento era totalmente desconocida.

El descubrimiento realizado por el médico colombiano Carlos Hugo Espinel y publicado por la reconocida revista científica británica The Lancet en 2002, ha despertado la curiosidad de muchos que nunca pensaron que arte y ciencia podían tener una relación tan estrecha.

“Un experto en Renacimiento veía el seno de la modelo perfectamente piramidal siguiendo los dogmas de interpretación del arte de ese período. Pero no era así, tenía un abultamiento”, aclaró Espinel a la revista Semana en 2009. El médico especialista en medicina interna, cardiología, nefrología e hipertensión, tomó fotografías a los senos y del brazo izquierdo de Margarita Luti, la joven del retrato que era amante del pintor e hija de un panadero (fornaro), de ahí el sobrenombre.

Según el diagnóstico de Espinel, en la pintura se observa con claridad la tumoración del seno izquierdo, es de forma oval y parece señalada por el dedo índice. Además, se nota una decoloración y se detalla una depresión por debajo del bulto, que va desde el dedo hasta la axila de la modelo.

La razón

¿Pero por qué analizar una obra de arte? Espinel considera las grandes obras artísticas como documentos científicos en los que puede encontrar evidencias de enfermedades que se creían propias de la edad moderna, y hasta de los males que aquejaban a los propios artistas.

Espinel, quien comenzó hace más de15 años a investigar acerca del tema, cree que hay una desagregación en la forma de pensar que no permite hacer una observación integral de lo que nos rodea. “En medicina, por ejemplo, si se va a donde el cardiólogo, muchas veces éste solo mira el corazón y no otros problemas que están fuera de su especialidad. El paciente se fragmenta, no se estudia como un todo”.

Como profesor de Georgetown University en Washington, Espinel enseña a sus alumnos a concentrarse en la observación para descubrir lo que han tenido frente a sus narices por años pero nunca han visto. Para ello, pone como ejemplo la disciplina Artscience cuyo objetivo principal es descubrir y crear.

Pero todo esto comenzó por su inquietud como médico de hacer diagnósticos más precisos, de allí nació la idea del “pensar cerebral”, que consiste en recoger y procesar la información tal cual como el cerebro lo hace. “Solo somos capaces de ver lo que estamos entrenados para ver, pero no lo desconocido. Sin embargo, el cerebro no trabaja así, lo hace sin prejuicios ni ideas preconcebidas”, argumenta el especialista.

A partir de este análisis, a Espinel se le ocurrió probar su teoría con imágenes a las que todo el mundo tuviera acceso y que pertenecieran a un campo nuevo para él, de modo que su visión fuera totalmente objetiva. Las grandes obras maestras de arte cumplían con ambas condiciones.

El Cupido Durmiente (1608) de Michelangelo Caravaggio fue su primer paciente en el Palacio Pitti de Florencia, Italia.  Para los expertos del arte, esta obra es una representación del amor degenerado. Una expresión del enloquecido Caravaggio. Pero para Espinel y su método Artscience, el modelo del artista tenía 22 signos de reumatismo juvenil, como la falta de mandíbula y la inflamación de sus cachetes, y además, no estaba dormido, sino muerto.

“Lo más sorprendente es que esta enfermedad se comenzó a registrar a finales del siglo XIX, por lo cual era asociada a las condiciones del mundo moderno como la contaminación. Pero esta pintura acaba con ese argumento”, sostiene el médico del arte. Según él, este cuadro sirve para generar mayor sensibilidad antes problemas de salud tan dramáticos y para cambiar la imagen que algunos críticos tienen de Caravaggio.

Impacto

Su teoría no fue bien recibida por algunos sectores, sin embargo, la descripción oficial del cuadro de Caravaggio ahora incluye parte del diagnóstico realizado por Espinel. El método Artscience ha captado la atención de medios y cadenas como la británica BBC, que realizó un documental sobre Rembrandt.

En universidades como Harvard se realizan proyectos de Artscience y en Georgetown, Espinel creó su propio curso donde a través del arte enseña a observar y a hacer mejores diagnósticos. “Arte y ciencia se especializan en el cuidado de los detalles. Las líneas, los colores y los matices de los pacientes a veces dicen más que los exámenes de laboratorio”, sentencia el colombiano.

 

 

Tags:


About the Author

Carmen Cristina Gonzalez

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Amante de la semblanzas y las entrevistas de personalidad, así como de la promoción de una vida saludable. Soy una enamorada empedernida de mi hija quien me ha enseñado que el amor no tiene límites.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

     

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Edicion actual

  • Do you feel better reading in English?

      Translate to:

  • Siguenos en Twitter


  • Aliados

  • Descarga la versión digital

  • Pins recientes

    10 beneficios del br10 razones para comeSalmón ahumado y ens
    Salmón ahumado y ensUn "must have" en coremedio
    corazón vs cerebroCuidar es amar... enNo solo es sabrosa,

Social Media Icons Powered by Acurax Website Redesign Experts